miércoles, 29 de abril de 2015

Cujo - Stephen King

Editorial: DeBols!llo







Como ya saben, si me preguntan quién es mi autor favorito, sin lugar a dudas voy a responder Stephen King. Cuando cumplí veinte años mi amiga Katherine me dijo que iba a regalarme un libro de ese autor, y efectivamente lo hizo. Ese libro fue uno de los clásicos de Stephen: Cujo. Al principio esta historia no me convencía mucho porque King se andaba mucho por las ramas, sin embargo fue una historia que llegué a apreciar bastante y que, al final, guardé en mi corazón.

En esta historia tenemos a dos familias que son presentadas simultáneamente: La familia que posee a Cujo, y la familia de clase media-alta con problemas entre ellos. Como todas las historias de King, ésta se caracteriza por tener un componente que hace que nos deshagamos en ansiedad; en este caso es lo que sea que se esconde en el armario de Tadder. También, como toda buena historia de Stephen, ésta tienen contextos que ponen los pelos de punta y que nos hacen pensar dos veces en seguir el libro hasta el final.

Acerca de por qué el libro se llama "Cujo" es porque el protagonista, un San Bernardo que pesa cien kilogramos, contrae una enfermedad que lo convierte en un asesino. Al comenzar a leer el libro, como ya les había dicho, no me convencía mucho leer la historia de un perro asesino, y no entendía ni siquiera cómo King iba a convertirlo en eso, ni cómo nos iba a contar todo desde la perspectiva del perro, pero entonces hice acopio de mi voluntad y lo terminé.

Al final resultó que el libro era más que un perro asesino. Lo grotesco, que nunca se hace esperar, apareció antes de lo que yo pensaba. Ese elemento fue el que le dio al libro ese primer "Chispazo" de vida. A partir de ahí la historia se desarrolla con suavidad y coherencia hasta el final. Los personajes sufren, lloran y aman tanto que nosotros, Lectores, lo sentimos. La historia en ningún momento pierde el hilo conductor y nos entrega un final inesperado y rudo. 

Yo digo: Como siempre, un gran final King.

-Sally. 


"Tal vez fueran figuraciones suyas o simples ilusiones, pero últimamente parecía que había un mayor número de momentos buenos". 



2 comentarios:

  1. Hola Sally!
    Uno de mis tantos pendientes es King. No solo no he leído nada de él, sino que tampoco sé por donde empezar. Acepto cualquier recomendación,
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Pollo!
      Yo antes que ser humano, soy lectora de King. (Jajaja)
      Para comenzar con Stephen yo siempre recomiendo El Resplandor. Para mi no hay nada que resuma mejor lo que nos espera entrando al mundo King, que ese libro.
      Si lo lees, me cuentas qué te pareció.
      :D

      Eliminar